• Cristel Bermudez

"Pez fuera de la pecera"



“Si hubiera sabido que esto era tan bueno, lo hubiera intentado un poco antes“, así es, a pesar de que no ha sido fácil estar lejos de mi familia y por decirlo así de mi zona de confort, y aunque ha sido un sacrificio eso de sentirse a veces muy sola y no comprendida, ha valido, sí que lo ha valido, ha valido personas, momentos, risas y lugares. Por supuesto que es parte de ser humano sentir muchas emociones y a veces todas juntas, es un poco difícil pero a pesar de todo es lindo saber que todo eso existe en nuestro ser y es parte de ser. Y sí hubiera hecho esta gran aventuran antes pero

nada llega ni muy tarde o ni muy temprano, todo llega justo a tiempo. Voy a ser un poco más abierta hacía ustedes con este blog, por supuesto que al ser extranjera se corre el riesgo de sufrir bullying ya sea por idioma o por cultura, y a veces es complicado lidiar con eso, pero tratar de que no afecte es lo que mejor se puede hacer y por cada persona que lo hace; cinco estan conmigo apoyándome y eso realmente es increíble. Les escribo esto porque quiero ser sincera con ustedes y no pintarles un panorama surreal, porque sí pasan estas cosas y siempre van a pasar pero depende mucho de nosotros mismos si esto nos debilita o hacemos caso omiso a este tipo de situaciones y nos fortalecemos. También hay que comprender que muchas de estas personas no han tenido un intercambio cultural realmente y si lo tuvieron; no fue de mucho impacto para ellos, pues para mí una persona que hace este tipo de voluntariado o bien “ayuda social” y visitar otros países, tienen que tener un corazón humilde y consciente, lamentablemente no son el caso. Les comenté que fui a un seminario en enero en el cual conocí un grupo de latinos provenientes de Bolivia y pues me hice amiga de ellos y pude visitar a un par de amigas que hacen voluntariado en Hamburgo, pasé con ellas un tiempo maravilloso y me enamoré de Hamburgo; es que es un lugar maravilloso, la gente ahí es súper amable y abierta, no hay estrés de nada y lo único que se puede sentir es una tranquilidad acompañada de paz intangible e inigualable. Sin duda alguna un lugar para escapar del caos y la rapidez con la que se vive en la ciudad.

También mi amigo de Boliva "Lucho" vino a casa, ya que también vive en Berlín y compartimos junto con mis papás alemanes de una buena charla y tarde de café, creo que de eso se trata de abrirse a las personas y saber que nos tenemos los unos a los otros.


Estoy en la etapa en la que me he sentido como pez fuera de la pecera. He hecho trabajos de todo tipo desde limpieza, traducción de documentos y ayudar un poco con la contabilidad, también el ir a una escuela a presentar el proyecto weltwärts y hablar frente trece jóvenes y dos profesores en alemán, ha sido de mi agrado demostrar de lo que soy capaz. Ver que cada día aprendo y practico más y más alemán, ver como puedo transmitir y contagiar felicidad a las personas que me rondean y lo más increíble que algo tan simple como un “Buenos días” cambia la cara de las personas al decirlo, por ejemplo hay una vecina que siempre saca su perro a dar un paseo y siempre iba seria en su camino hasta que después de varios días de verla; pensé “Por qué no desearle un buen día” y juro que la sonrisa de ella al decirselo; me alegró la vida y desde entonces siempre sonríe al verme y me desea un buen día también. Es aquí donde vuelvo a la frase del inicio “Si hubiera sabido que esto era tan bueno, lo hubiera intentado un poco antes“, hace mucho dejé atrás los miedos y preocupaciones del qué dirán y comencé a ser yo o un yo mejorado. Y si bien comprendo que no todo lo que doy es recíproco pero se siente bien hacer el bien y saber que todo lo que se hace de corazón cosecha aún en lugares y en personas inimaginables.

En febrero cayó un poco de nieve y juro que me sentí la más feliz del mundo al verla ya que era la primera vez que la veía, fue fantástico. Y así van pasando los días; ya casi más cerca de sentir calorcito otra vez, que por supuesto es justo y necesario. Hermoso es ver como las hojas van creciendo, como todo se vuelve verde y las flores comienzan a frotar, las personas comienzan a mejorar su estado de ánimo; no cabe duda alguna que el clima está cambiando. Y también que mi tiempo en Berlin está acabando, en unos meses diré adiós a esta gran aventura de voluntariado que ha sido una amalgama de experiencias.







28 views0 comments

Recent Posts

See All

En este post quiero tratar el tema de competencia cultural. Al hacer este voluntariado enfrentamos varios cambios tanto geográficos, lingüísticos como la forma de vivir y de ver la vida, lo que se con

Como quizas muchos ya lo sepan, un estereotipo muy común en Alemania es la importancia que tiene el Tiempo en este país, pero qué tan real es ese estereotipo? Bueno les contaré mi experiencia en estos