• Jessica

Despedida inminente y estrellas sonrientes

Escribo este texto con sentimientos encontrados

Mi voluntariado en la guardería Paul-Gerhardt ha durado seis meses y ahora ha llegado a su fin. Mi despedida es inminente. Solamente me quedan 2 semanas en la guardería de mi parroquia natal. En estos últimos días, he estado pensando a menudo que pronto me iré. Que después de 6 meses es hora de decir adiós. Aunque sabía que mi voluntariado terminaría el 19.12.21, el día se acerca más rápido de lo que pensaba, y cada día que pasa, se hace más realidad.

Pensar en ello me entristece, porque, aunque muchas cosas no fueron fáciles, me enfrentara a nuevos retos, no me sentí abrumada y disfruté mucho de mi tiempo allí. Disfruto aprendiendo, pasando tiempo con los niños y colaborando con los profesores en todo lo que puedo. La idea de marcharme me entristece, porque es muy posible que continuemos en estado de alarma y no todos los niños vengan a la guardería.



Pero, sobre todo, estoy agradecida por el tiempo que he podido pasar en la guardería, que pude ganar experiencia y que a menudo regresaba a casa con sentimientos de alegría. Llena de alegría de los niños: por sus risas, su imaginación, sus preguntas, su curiosidad…

Hay muchas experiencias que recuerdo con cariño, y que recordarlas me llena de ternura. Para contaros algunas de esas experiencias:

Un día estaba en los columpios, asegurando que los niños se turnaran, pero también dándoles un empujón. Un niño le arrebató el puesto a otro que llevaba mucho tiempo esperando su turno. Inmediatamente le pregunté al que ya esperaba si le parecía bien, ya que llevaba un tiempo esperando. Y respondió: sí, de lo contrario, ¡el otro niño no se podría columpiar sino! Y esperó pacientemente, hasta que pudo columpiarse.

En otra ocasión vi a una niña y un niño saliendo a buscar animales: bichos, lombrices, chinches, caracoles. ¡Todos los animales que pudiesen encontrar! Con cuidado, cogieron a los animales y los metieron en una caja con agujeros en la tapa y recogieron hojas, hierba y piedras para darles un bonito hogar.

Y una vez, cuando estaba en el patio del recreo, una niña me cogió de la mano, me llevó con decisión al tobogán y me mostró que quería deslizarse conmigo. ¡Lo hicimos unas cuantas veces más!


Ahora aprovecho el tiempo, poco antes de irme, para disfrutar del tiempo con los niños y para hablar con mis colegas. Junto todos los dibujos que me han hecho y escribo sus nombres en ellos. Y más tarde, cuando los vuelva a mirar, pensaré en mi inesperado y maravilloso tiempo en la guardaría y recordaré las experiencias con los niños.

Y cuando termine mi voluntariado, no quiero perder la niña que hay en mí, quiero sentirla y dejarla salir. Ser curiosa, hacerse preguntas y escuchar la risa del Principito en las estrellas.

8 views0 comments

Recent Posts

See All

En este post quiero tratar el tema de competencia cultural. Al hacer este voluntariado enfrentamos varios cambios tanto geográficos, lingüísticos como la forma de vivir y de ver la vida, lo que se con

Como quizas muchos ya lo sepan, un estereotipo muy común en Alemania es la importancia que tiene el Tiempo en este país, pero qué tan real es ese estereotipo? Bueno les contaré mi experiencia en estos