• Katharina Wetscher

Dios siempre tiene un plan para usted

Antes de irme sabía que en Costa Rica Dios está mucho más presente en la vida cotidiana que en Alemania, pero sin embargo, después de 6 semanas todavía me sorprende lo profundamente anclada que está la fe aquí. Especialmente en mi proyecto, mucho gira en torno a Dios, la fe y la relación de los niños y las tías (el personal que cuida de los niños) con Dios.

Empieza por responder a la pregunta "¿Cómo estás?" se responde con "Bien, gracias a Dios". En mi proyecto, también se rezan antes de cada comida, a veces dirigida por las tías, pero también a menudo por los niños. De forma clásica, dan las gracias por la comida y el día, pero cuando les toca a los niños, también rezan para no orinarse en la cama. Además, hay como un círculo de oración todos los días en el edificio central del proyecto, en el que cada casa se turna (antes Corona siempre juntos, pero ahora intentan no mezclar las casas). Cada mes se cambia el tema, se enseñan a los niños sobre Dios y los valores cristianos, por ejemplo, mediante el canto o la pintura.

Al principio, me resultaba un poco extraño ver la convicción con la que se vive la fe, especialmente en mi proyecto, pero con el tiempo me ha quedado más claro lo importante que es Dios para los niños. Todos los niños que viven aquí temporalmente o por un período más largo han sufrido alguna forma de violencia: física, psicológica o sexual, y han sido abandonados. En el Hogar de Vida se les enseña que Dios siempre está ahí para ellos, que siempre los ama y que tiene un plan para cada persona y cada ser vivo. Siempre puedes hablar con Dios y confiarle todo. Este conocimiento de que siempre hay alguien que vela por ti y quien te quiere da a los niños la estabilidad de la que tan a menudo han carecido en sus vidas hasta ahora.

Dios también desempeña un papel importante a la hora de explicar a los niños cuándo pueden volver con su familia. Para ello se utiliza la metáfora del puente en el Hogar de Vida. Los niños con las tías van por un lado y la familia, ya sea la biológica o la adoptiva, por otro. Pero hay muchas piedras y palos en el puente, que deben ser retirados mediante el trabajo de ambos lados antes de que los niños puedan cruzar. Así, cuando los niños preguntan cuándo podrán reunirse con su familia, las Tías responden: "Cuando se hayan quitado todas las piedras y los palos". Pero cuando el puente está libre de obstáculos y el camino está finalmente despejado, sólo Dios lo sabe. Le agradezco enormemente esta metáfora, porque no sabría explicar de otra manera cuándo se le permite a un niño volver con sus padres.

En conclusión, puedo decir que trabajar en mi proyecto amplía definitivamente mis horizontes y me muestra lados de la religión que no conocía antes. A menudo es muy agotador y especialmente difícil al principio, pero cada día aprendo más y disfruto al máximo del tiempo en el proyecto y con mis maravillosos compañeros de piso!

11 views0 comments

Recent Posts

See All