Search
  • Karen

Karen en Immanuel-Kita de Christburg Campus

Updated: Oct 5

El primer día en la Kita (jardín infantil) cuando conocí a la directora me puse un poco nerviosa porque ella estaba apurada y empezó a hablar en alemán apenas me vio a mí y a Natascha. Debido a que la oficina de la directora es muy pequeña y solo hay una oficina tuve que entrar sola. No obstante, al sentarme en su oficina me habló en inglés y dedico tiempo a explicarme lo que estaría haciendo. Me dio unos papeles y me pidió que el siguiente día me dedicara a leerlos. Como los papeles eran en alemán me tomó todo el día lograr entender lo que decían.



El tercer día fui a la Kita y le ayudé a la directora a ordenar los archivos. En la tarde ella me enseñó a ordenar los trastes de la cocina. Esto es importante porque en Emanuel Kita hay tres grupos: el de 3 años, el de 4 años y el de 5 a 6 años. Cada grupo tiene un color y un animal asignado: el de 2 años se llaman los zorros o Füchse y son el color rojo, el segundo grupo es el de los ratones de monte o Feldmaus y son el color verde, el tercer grupo son las ardillas o Eichhörnchen y son el color amarillo. Cada grupo tiene platos del color correspondiente por lo cual hay que llevar los platos al grupo al cual pertenecen.



El cuarto día la cocinera me enseñó a hacer su trabajo para cuando ella faltaba. Ella era muy seria y me dijo de una vez que en la cocina no se puede entrar con zapatos solo con zapatos de estar en casa - por lo general aquí usan chancletas o crocs. Ella se movia muy rapido y yo le dije "que rapida que eres!", ella me dijo que llevaba 40 años haciendo su trabajo pero que yo podía ir a mi paso. Ella me enseño como acomodar los platos en el lavaplatos lo más importante es que cada grupo tiene 20 cucharas 20 tenedores y 20 cuchillos por lo cual en el lavaplatos ella acomodaba los cubiertos sucios por grupo en la canasta para cubiertos para saber a cual grupo le corresponden. También me enseñó que la comida como galletas o leche que sobra antes de guardarla se le debe poner la fecha del día.



En el quinto día terminé el trabajo en la oficina. A la hora del almuerzo almorcé con el grupo con el que me corresponde trabajar y pasé el resto del día con ellos. Mi grupo es el de 4 años. Cuando inicie eran 11 niños, ahora son 12. Las maestras me saludaron, una de ellas es muy amigable y me habla en inglés y ahora que entiendo un poco mas de alemán me habla en alemán a menos que no le entienda - lastimosamente se va a ir de la kita por que su esposo va a trabajar en otro lugar. La otra maestra en mi grupo solamente habla alemán aunque a veces entiende unas palabras en inglés. Ella se veía más seria y al inicio me asustaba un poco pero con el tiempo se ha vuelto más amigable. Ahora tenemos conversaciones largas y es muy buena enseñándome alemán. Si no entiendo una palabra ella se esmera por explicarme hasta que lo entienda.

Poco a poco fui conociendo a las demás maestras. Una de ellas es de china y es una joven de 30 años y ella es la encargada del grupo de 3 años. En el grupo de 5 a 6 años hay dos maestras. Una se ve muy serias pero con el tiempo uno se da cuenta que es amistosa y también sabe inglés aunque me habla en alemán. La otra es amigable pero está encargada de muchas cosas por lo cual pasa muy ocupada y se toma su trabajo en serio. Ella es muy simpática y sabe inglés. Luego hay otras tres maestras que se turnan de grupo según donde las necesite, al inicio eran reservadas pero con el tiempo interactúan más conmigo. Había una que no me saludaba pero ahora me saluda y me sonríe, me da la impresión que le preocupaba que no le entendiera.

Luego esta la especialista en lenguas que según entiendo ayuda a que los niños hablen bien el alemán. Ella es agradable y aunque me dijo que no sabe mucho inglés entiende bastante aunque prefiere que le hable alemán.


Debo decir que al inicio me sentí un poco ansiosa por el trabajo de la cocina porque me parecía complejo el sistema pero a finales del primer mes ya lo sabía de memoria. También, me sentí un poco mal al inicio porque en mi opinión no estaba haciendo más que jugar con los niños. No obstante, en las últimas semanas he sentido que confían en mí y que sienten que yo soy un apoyo para ellas. Por ejemplo ahora me piden que me quede afuera con los niños mientras ellas hacen otras cosas. Asimismo, a veces me piden que vaya al cuarto de juegos (es un cuarto con colchonetas, pelotas y hula hulas) para cuidarlos. En cuanto al alemán al inicio sentí que no estaba aprendiendo mucho pero ya para la segunda semana con un poco de esfuerzo tenía el vocabulario básico para comunicarse con los niños y las maestras. A veces aun no les entiendo todo a los niños en dicho caso les digo que acudan a otra maestra. Al terminar de hablar el niño le pido a la maestra que me explique lo que quería y me aprendo las palabras.



30 views1 comment

Recent Posts

See All