• Katherine

Winterdepression

Hoy es el ultimo domingo de marzo, son las 19:00 horas y como si este blog fuera una tarea me propuse a terminarlo esta misma noche. Que rápido pasa el tiempo, comencé a tratar de darle forma a estas palabras a principios del mes, pero tanto ha pasado en menos de 30 días...

Tengo mucho que decir que las ideas no se me acomodan en la cabeza, voy a comenzar contanto que hoy oficialmente y finalmente tuvimos el cambio de horario a verano. Hoy vi el sol terminar de esconderse casi a las 8 de la noche, que locura. Recuerdo que a principios del mes salí a trabajar en la mañana, por ahí de las 6:50am y ya era de día. Imagino que algunos de ustedes podrían no entender muy bien mi emoción al mencionar esto, pero después de no tener sol desde noviembre, los que han pasado por un verdadero invierno saben la felicidad que hay en esa sola oración.



Uno de los temas que decidí exponer en este blog es acerca de la depresión que suele dar en época de invierno, y es que a pesar de haber llevado seminarios y charlas, escuchar la experiencia de otros ticos puedo dar fé que nada se compara con vivirlo en carne propia.


La depresión de invierno es un transtorno que ocurre entre los meses de octubre a febrero, y es una manifestación del Transtorno Afectivo Estacional (SAD), que incluye síntomas como alteración del estado de ánimo, disminución de los niveles de energía, ansiedad, antojos de carbohidratos, aumento de peso y aumento de la duración del sueño.




En Alemania al menos unas 800.000 personas sufren depresión de invierno. Y es que a partir de noviembre los días empiezan a ser más cortos, y a la falta de luz el cerebro genera menos serotonina, sustancia que contribuye a vitalizar el ánimo. Por consecuencia tenemos a personas más cansadas, apáticas y apagadas en los denominados meses "oscuros" del año.


Yo no sé si lo que yo pasé estos meses atrás fue depresión, soy consciente que es un tema muy delicado del cual carezco de conocimiento, pero me gustaría compartirles mi experiencia en particular como mi primera vez viviendo un invierno de verdad.

De los 8 meses que tengo ya áca, noviembre ha sido el más dificil que me ha tocado vivir, 3 muy buenas amigas tuvieron que irse de Alemania, no me sentía completamente adaptada al trabajo, el sol se ocultó y parecía que no iba volver. Mi único pensamiento todo el tiempo era "que frío mae". Me sentía muy sola, a tal punto de

llegar cuestionarme si estar aquí era lo que realmente quería. Sumándose a toda esta controversia mental tambien llegué a ese punto en la escala de adaptación que se llama "realidad". Ya había vivido esa luna de miel, donde todo era amor por lo nuevo que estaba conociendo y aprendiendo. Yo llegué a sentir que no iba poder, me sentía muy cansada y no quería salir de la casa, deseaba sólo pasar durmiendo.

Sé que esta puede no ser la historia bonita, alentadora y llena de aventuras que muchos esperarían leer de alguien que se muda a otro país. A quienes me leen y están en su proceso de venir a Alemania quiero decirles que también esas cosas son parte de la aventura y del crecimiento personal.





Y como dice el dicho "después de la tormenta llega la calma", ya estamos en primavera, y ahora veo como la vida vuelve a brotar desde lo frío y la oscuridad. Ya se oyen los cantos de los pajaritos, ya se ven muchas flores de colores por todos lados, ya el frío es muchísimo menos. Y hoy puedo decir que me siento muy orgullosa de mi y de haber logrado pasar esa etapa.


Y me siento aún más emocionada de todo lo que esta por venir.



Y si yo pude, de seguro ustedes también lo harán.

Un abrazo desde Zehlendorf, Berlin.

Katherine




309 views0 comments

Recent Posts

See All